a
  >  Blog   >  Magia en general   >  Okito y Fu-Manchú
Maestros de los juegos de magia: Okito y Fu-Manchú

Okito y Fu-Manchú

La lista de los maestros de los juegos de magia más grandes de todos los tiempos continúa creciendo en iMagicBox.

Esta vez nos vamos a parar en dos figuras muy peculiares. Se trata de Okito y su hijo Fu-Manchú. Ambos hicieron de los juegos de magia su modo de vida.

Okito se llamaba en realidad Tobias “Theo” Leendert Bamberg. Y aunque su nombre artístico parezca asiático, Okito era de Holanda. Venía de una familia de magos. Su padre ya entretenía con juegos de magia al Rey Guillermo de Holanda. De hecho, él comenzó en el mundo de la magia haciendo de ayudante de su padre, en el cumpleaños de la princesa Wilhelmina. The tenía tan sólo 11 años.

Su nombre artístico lo inventó cambiando el orden de las sílabas de “Tokio”. Se inspiró en un mago francés para desarrollar su propia rutina de magia. Cuando tenía 18 años tuvo un accidente que lo dejó sordo. Esto marcó su trayectoria como ilusionista.

Para no tener que hablar en sus espectáculos de magia, se inventó que provenía de China. Y así hacía todos sus juegos de magia sólo con mímica. Okito fue un innovador. Fue el primero en crear los juegos de magia con mímica.

Gracias a ello tuvo un gran éxito mundial. Desarrolló una manera original de hacer juegos de magia. Diferente a lo que hacían otros magos. Y eso le granjeó una gran fama.

Fu-Manchú y sus juegos de magia

El éxito de su hijo tampoco se quedó atrás. David Tobias Bamberg, nacido ya en Reino Unido, era conocido como Fu-Manchú. Cuando tenía 5 años actuó en la Sociedad Estadounidense de Magos. ¿Y sabéis a quién usó como asistente en sus juegos de magia de cartas? ¡¡Al mismísimo Harry Houdini, que por aquel entonces era el presidente de la Sociedad!!

Aunque Fu-Manchú trabajó como asistente de magos famosos, su fama creció cuando desarrolló su propio espectáculo: el “Bazar de magia”. En el show se representaba una tienda de magia. En ella, un comprador solicitaba varios efectos mágicos y éstos eran usados por el mago para sus juegos de magia.

Fu-Manchú también protagonizó numerosas películas. Mantuvo la estética oriental iniciada por su padre. A mediados de los 60 se retiró de la actuación. Entonces, se dedicó a dar clases de magia a magos de todo el mundo.

¿Qué te parece la historia de esta saga de maestros de los juegos de magia?

Post a Comment