Seleccionar página

¡Buena pregunta! Si queremos ser “magos” lo primero que habrá que saber es… qué quiere decir la palabra “mago”.

Hace mucho, muchos años (¡unos 2.600 aproximadamente!) existía una antigua civilización llamada la “Civilización Persa”. Allí se practicaba una antigua religión llamada el “Mazdeísmo”, y a sus sacerdotes se les conocía como…. ¡Magos!

Así es. Los “curas” de aquella antigua religión eran una mezcla de médicos, astrónomos y sacerdotes. Gentes que tenían conocimientos “superiores” al resto de la gente, y les alucinaban con su sabiduría. ¡Como los magos actuales!. A sus sacerdotes, los Persas les llamaban los “Magi”.

Después, siglos más tarde, los Griegos tomaron “prestada” la palabra de los Persas, y le dieron el significado de “hechicero”. Eso sí, la cambiaron un poco: En lugar de decir “Magi” decían “Magós”. Los Romanos invadieron a los A los Romanos les gustó mucho la palabra y dijeron: ¡Pues como la palabra “Magós” nos gusta, vamos a hacerla nuestra! La metieron en su idioma, que era el latín, cambiándola un poco: Ahora se diría “Magus”.

Nuestro idioma, el castellano, viene del idioma latín. Así que, poco a poco, la palabra fue cambiando desde “Magus” hasta su actual formulación: Magos.

Así que “Mago” primero quería decir “sacerdote persa”, después “hechicero” y ahora, hoy en día, quiere decir “ilusionista”.

¿A que las palabras también tienen magia?

Seguid nuestro blog… Y que la Magia os acompañe.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies